Ecualizar con los oídos y no con los ojos

Hoy traigo algo distinto, un ejercicio para que hagas conmigo. En el siguiente videotutorial quiero mentalizarte de ecualizar con los oídos y no con los ojos. Parece que si nuestros ojos ven algo “raro”, pero nuestros oídos no escuchan nada ” raro” damos prioridad a lo que vemos por delante de lo que oímos. Mala estrategia para un ingeniero de sonido tomar decisiones de esta manera, ¿ no crees?

Regla número 1 de aquí hasta que te mueras: SI SUENA BIEN, ESTÁ BIEN. Da igual lo que veas en tu pantalla, da igual si tus parámetros son extremos; SI SUENA BIEN, ESTÁ BIEN. No hay debate, no hay negociación; es así.

Por eso en el ejercicio del vídeo he escondido el ecualizador y te pido que simplemente escuches e imagines cómo está afectando el EQ a la pista de batería con la que trabajaremos hoy. Atiende al bombo, la caja, los platos… pausa el vídeo y piensa qué respuesta me darías. Escucha tantas veces como necesites antes de que te revele el resultado, seguro que te vendrá muy bien.

Antes de dejarte con el tutorial, recuerda que puedes contratarme en el apartado contacto de esta web; tanto para trabajos de grabación, mezcla y mastering.

Espero que tras el vídeo entiendas a qué me refiero con ecualizar con los oídos y no con los ojos, pero si sigues con dudas siéntete libre para dejar un comentario.

Un saludo y gracias por tu visita,

Ibon Alonso